Querer

Café.JPG

Quiero ser el café
que besa la comisura de tu boca
todas las mañanas

Quiero ser el café
que calienta tu cuerpo
todas tus tardes de otoño
invierno
primavera
verano

Quiero ser el café
que gana tu sueño
que se pierde en tus sueños
todas tus noches

Quiero ser el café
que destape tus nervios
tu piel
tu alma
tus ganas… y nunca pierdas

Yannick Peñalver
@yannickpenalver

Costes

Decirme que me querías

te costó un café
Creerte 

me costó muy caro
Yannick Peñalver

@yannickpenalver

Cada mañana

Placeholder Image

Cada mañana de él

Se levantaba cada mañana antes que yo.

No me despertaba.

Ni siquiera sabía si me miraba.

Ni siquiera sabía si le gustaba.

Ni siquiera sabía si me quería.

Preparaba café. Para uno. No lo compartía. Nunca.

Bebía. Sola. En silencio.

No me despertaba. Eso creía ella. Me despertaba.

Cada mañana hacía lo mismo.

Cada mañana me preguntaba si le gustaba.

Cada mañana me preguntaba si me quería.

Cada mañana me despertaba el perfume de su piel. El aroma de café. El silencio de su despedida.

Ella me gustaba. La quería.

 

Nunca se lo dije.

Cada mañana de ella

Se levantaba cada mañana antes que él.

No le despertaba.

Ni siquiera sabía si le gustaba el café.

Ni siquiera sabía si le gustaba.

Ni siquiera sabía si le quería.

Preparaba café. Para ella. No lo compartía. Nunca.

Bebía. Sola. En silencio.

No le despertaba. Eso creía ella. Le despertaba.

Cada mañana hacía lo mismo.

Cada mañana se preguntaba por qué no le gustaba.

Cada mañana se preguntaba por qué no le quería.

Cada mañana le despertaba dejando el perfume de su piel. El aroma de café. El silencio de su despedida.

Él le gustaba. Le quería.

 

Nunca se lo dijo

Cada mañana de ellos

Se levantaban cada mañana

Preparaban café. Para uno.

Bebían. Solos. En silencio.

En sus pisos sólo quedaba el aroma a café.

Nunca se dijeron que querían compartir ese café.

Beberlo. Juntos. Conversando.

Nunca se dijeron que se gustaban.

Nunca se dijeron que se querían.

 

Ya nunca se lo dirán.

 

Yannick Peñalver @yannickpenalver

Un café solo (parte I)

Él llevaba años pidiendo cada mañana

sólo un café solo,

solo

Ella llevaba años sirviéndole cada mañana

sólo un café solo,

sola

Ellos llevaban toda la vida queriendo tomar cada mañana

 
No sólo un café solo,

juntos

Yannick Peñalver

@yannickpenalver

Miss Cafeína

fullsizerender

Llovía.

En la calle, de pie, esa mujer. Como ayer. Como siempre.

Yo, dentro de la cafetería, con un café caliente en mis manos. Noté que me miró.

Bebí. Pagué. Y salí sin mirarla.

Su mirada me persiguió durante gran parte del día, alterando mis pulsaciones.

 

Una mañana más. No llovía.

En la calle, de pie, esa mujer. Como ayer. Como siempre.

Yo, dentro de la cafetería, con mi café caliente en mis manos.

Me miró. Como ayer.

 

Otra mañana más.

Esa mujer. Como ayer. Como siempre.

Yo, dentro de la cafetería. Me acabé la taza de café. Me levanté y pedí un flat white. Intenso. Cremoso. Increíblemente bueno. Como el que me acababa de tomar. Como ayer. Como siempre.

Pedí otro. Los dos, para llevar.

Me acerqué a esa mujer. Me miró. Sonrió.

Mis pulsaciones se aceleraron. Como ayer. Como siempre que la veo.

Le ofrecí un café. No dejó de mirarme. No dejó de sonreírme.

Me dejó con el café en la mano. No lo aceptó. Lo rechazó.

Me los tomé. Los dos. Seguidos.

Aquella noche aún estaba alterado. Acelerado. Desvelado.

Me fui a dormir.

En mi cama, acostada, esa mujer. No como ayer. No como siempre.

Me metí en mi cama. Nos miramos. No hablamos. No nos tocamos.

Me sonrió. Se levantó y se fue. Me dormí.

Hasta mañana Miss Cafeína.

 

Yannick Peñalver

@yannickpenalver

Etiopía

img_2499

Su olor me hizo volver la cabeza.
Hacía frío. Fue mirarla y entrar en calor.
No hicieron falta palabras. Al poco ya compartíamos mesa.

No habló.

La acaricié. Tenía el cuerpo caliente.
Acerqué los labios. La besé.

Me gustó. Mucho.

Etiopía era amarga. Etiopía era dulce. Sabía a melocotón.
Etiopía me hizo pasar horas en vela.

No la volví a ver. Sé dónde encontrarla. Y sé dónde la podéis encontrar.

Yannick Peñalver @yannickpenalver


Gracias a Oma Bistró Barcelona por descubrirme el mundo del café y inspirarme mi primera historia. Un lugar mágico y muy especial para mi. Grandes personas y muy buen café. Están en la calle Consell de Cent esquina con Calle Casanovas.

Sí, Etiopía es un café de origen africano que tuve la suerte de probar en OMA.

https://m.facebook.com/OMABistro/